jueves, 2 de noviembre de 2017

el montaje final



- Una generación entera no conoció las redes sociales hasta hace algunos meses.

- Es la generación de “la perilla”, que su relación con la tecnología primitivamente se dio con aparatos que no tenían botones.

- Esa misma generación se crió con La Única Verdad Absoluta que era la que salía en el diario: creen en fotos, videos y si sale en el diario listo.

- “El Diario” en Argentina es Clarín: popular, fácil de leer, con buena estética y futbolero.

- La construcción de la posverdad en esas personas tiene más de cincuenta años.

- No toda la gente se pregunta respecto a una noticia: quién la escribe, por qué elige esa noticia, dónde la está publicando, cómo la escribe, y cuándo decide hacerlo.

- El gobierno conoció a las nuevas tecnologías y a las redes apenas nacieron, invirtieron un montón de guita y saben exactamente qué piensa su votante y come sobre la franja del medio (la que no es de derecha ni de izquierda o no sabe bien de qué lado está, el “aminomeimportalapolítica”).

- Como plantea Juan Cabandié: “Para gran parte de la población la única relación con el Estado se da yendo a una comisaría cuando le roban la rueda del auto”. Agrego: cuando vota.

- Esa gran parte de la población ni rechaza ni adopta a la intervención del Estado en líneas generales porque no se pregunta por qué pasan las cosas: no se pregunta por subsidios en transportes, tarifas, o si el Estado es algo más que la policía.

- La población en líneas generales no abraza a la política.

- La militancia con o sin intención, enarbolando banderas, remeras, simbología, canciones, cornetas y bombos se coloca en un lugar de supremacía y poder forzada: desde el lugar de señalarse el pecho nos colocamos por encima de la mayoría, porque no sólo somos esa mayoría sino que además le sumamos la minoría intensa de “hacer cosas por los demás”.

- El concepto de “Gobierno de CEOS” o “CEOCRACIA” es un aspiracional para la gran mayoría del pueblo. La gran mayoría del pueblo trabaja en lugares con patrones convencionales (ora gerentes y encargados visibles, ora jefes que jamás verán salvo en brindis, ora capos absolutos de multinacionales que jamás conocerán en su vida). Todas las personas en relación de dependencia (vayamos viendo el peso de las palabras: dependencia), sueña con ser gerente o jefe del lugar donde trabaja. Pero sabe que difícilmente será dueño: para eso, tendrá que desarrollar su propio emprendimiento, que puede ser desde una hamburguesería “mejor que Mc Donald´s” hasta un supermercado “mejor que el Día%”. El objetivo final, entonces, como montaje curioso, es ser, definitivamente y para siempre, un CEO.

- Un CEO para el común denominador de “la gente” no es algo malo porque sí. Es una persona exitosa, que tiene el auto que no tengo, la familia que no tengo, la casa que no tengo, el dinero que no tengo, que vacaciona en lugares a los que no voy, que compra cosas para las que no me alcanza y que alcanzó el cenit de su desarrollo profesional, ergo personal más o menos temprano en su vida. El grueso de la gente no alcanza jamás el status quo de persona rica, en la que compra el auto que desea. En la mayoría de los casos, no compra ni la casa que desea. Con suerte el televisor que desea. Pero ni la ropa que desea. En ese deseo, en ese aspiracional, es donde es sumamente efectiva la derecha: ningún patrón jamás te dice que si trabajás duro y con ahínco, la empresa va a pasar a ser tuya. Jamás. A lo sumo te va a permitir alcanzar la instancia anterior al despido, la renuncia, o el emprendimiento propio. Ser CEO es, entonces, como lograr jugar en un buen equipo de fútbol, ser la estrella, jugar un mundial y sali campeón: un aspiracional desde donde comandan las conciencias y los sueños de una población entera en un ardid de lo inalcanzable, del cielo y las estrellas, de un semidios en la tierra con el poder del capital de su lado (y el capital es todo, para ellos y para nosotros, lo combatamos o no).
Así las cosas, todo trabajador o trabajadora se pone feliz y se siente realizado cuando su patrón lo o la felicita con una estupenda palmada en el hombro: es raro encontrar una persona que entienda que el patrón es ABSOLUTAMENTE SIEMPRE EL OPRESOR.

- Nuestros planteos de mínima son las tres banderas del justicialismo (soberanía política, independencia económica y justicia social). Estas tres banderas enarbolan otros conceptos muchísimo más globales: la inclusión, la felicidad, el reparto equitativo de la torta.
Estos conceptos son ultra complejos de llevar a una mesa de discusión de base popular sin tener que explicar la curvatura del cuadrado. Todos queremos ser felices, todos queremos ser incluídos, todos queremos que se reparta la torta. Pero todos y todas queremos eso en tanto no estemos siendo felices, no estemos siendo incluídos y no nos esté tocando una porción de la torta. Entonces, cuando alcanzamos una de las tres aristas (o más, no importa), es que no la necesitamos más y no tenemos por qué pedirla más y mucho menos, vamos a querer repartir la torta que nos toca por derecho divino, la inclusión en la que estamos por justicia infernal o la alegría que nos hemos ganado con el sudor de nuestra frente porque “nadie nos regaló nada”.

- No podemos picar nunca más en un comentario en redes.
Si analizás más o menos lo que son los círculos concéntricos en una red, entra un tipo y dice que Maldonado era un jipi trolo drogadicto que no sabía nadar, tiene un “me divierte”, un hilo de comentarios consecuente con gente enojada, y se desvía todo tipo de planteo.
El ejemplo claro y notorio: uno se para en la ventana de su casa y grita “Dónde está Santiago Maldonado”. Pasa un ñato en moto, frena, se saca el casco y te levanta el pulgar. Asentís con la cabeza. Pasa una señora con un perrito y te levanta el pulgar. Pasa una mina y te levanta el pulgar. Pasa un nene y te levanta un pulgar. Pasa un tipo de bigote poblado y te dice “Muerto está, eso. Muerto”. Vos lo empezás a putear desde la ventana. Viejo forro, gorila, hay una familia, etc. El viejo se caga de la risa, te contesta “No vuelven más”, vos seguís puteando, el viejo se fue.
Bueno: al tipo le importó un huevo todo el tiempo Maldonado y le importaste un huevo vos. Del único modo que podés llevar al tipo a la instancia de la furia es diciéndole algo personal, sobre la mamá, ponele. Entonces el tipo te va a decir que abras la puerta de tu casa y salgas y peleen. Bueno, qué pasa, vos no querías eso en primera instancia, no querías agarrarte a trompadas y no te querías poner mal. Sólo querías preguntar, en este caso, dónde está Santiago Maldonado, o qué le hicieron o lo que sea que quieras decir. El tipo quería joder. Cuando decide contestarte algo es mentira que está cansado de leer eso (no va a hacer su comentario que dejes de decirlo, sino todo lo contrario) y es mentira que sienta que el caso está resuelto (ni lo sabe ni le importa, sólo quiere acomodar su media posverdad a la posverdad total y absoluta y aleccionarte). Y sin embargo te dejó a vos re caliente, con angustia, puteando, hablando con otras personas y en cada puteada que le ensartás la señora con el perrito, la mina y el nene ni te levantan el pulgar, ni lo leen, o no les importa tanto.
¿Quién gana? El dolor. Y ese vigilante sí que no tiene que ni puede ganar.
Dejá pasar las peleas que no valen la pena que pasan por un terreno de dialéctica y tocada de pelotas de personas con la peor leche posible. Esas conciencias jamás van a encontrar descanso, ni justicia, y van a ser felices siendo lo mierda que son, lo malos que son, comiendo pollo al horno con papas a fin de año con su familia a la que quieren mucho. Es otra cosa.

- Desconectá de la alta política y conectá con la tierra: tu malestar como militante político por todo lo que sucede no le sirve a nadie si no lo convertís en acción. Te queda algo de energía. Es mentira que te quebraron. Es mentira que se quedan para siempre. Es mentira que todo fue al pedo. No te pueden ganar, doblegar, o matar. O sí, bueno. Pero no deberían. No le podés regalar las lágrimas que tenías guardadas para llorar la partida de tus seres queridos, no les podés regalar el tesoro de la pena que te da que una mascota se muera. Ellos están ahí hoy, tan hermosos y perfumados, tan sonrientes pero tienen una mueca que ni vos ni yo ni nadie tiene. Esa mueca rara, que no queremos, esa mueca entre los dientes y la pared de la boca. Miralos bien. Encontrá la mueca. Ese gesto. No es una sonrisa, no es una mirada de furia. No es cara seria. Es una mueca. De vacío. De incomodidad. De hielo seco. Buscala siempre. La vas a encontrar en ellos, en algunos patrones, en algunos policías, en muchos ortivas. En algunos nuestros, sin dudas. Es una mueca que tienen también esos que creen porque no les queda otra. Los que creen porque se están por morir. O los que creen porque ya los mataron. Buscá la mueca. Vas a ver lo que te digo la próxima vez.

- Destrabemos el automático del loco político de la política loca 100% por día porque esto va para largo tranco y recién acaba de ser reseteado todo. Pueden pasar cinco, diez, quince años, días o meses, pero tenemos que estar preparados para cincuenta años de lucha sana, hermosa, edificante, llena de derrotas y algunas victorias deliciosas. Perdonemos a los garcas que quieran estar del lado de los buenos y las buenas.

Bueno, eso por ahora.

lunes, 23 de octubre de 2017

la redistribución de la pobreza






Lista:

1- Perdimos.

2- Cristina entró y volvió. Es Senadora. Ellos trabajaron para que ella no entre, no para que entre Bullrich que no le importa a nadie.
Cristina es lider de un grupo enorme de gente que trabaja por la construcción de determinado sistema con determinados valores y con hechos consumados y probados durante doce años de cambios profundos en la matriz política y social de una nación.
Bullrich no.
Macri, Vidal y Carrió, sí son líderes de un grupo enorme de gente, que hacen de la destrucción de su enemigo su norte, y si de paso se puede construir algo, vemos.
Pero los votan por la destrucción de lo que "pasó" en el país. Las ideas de ellos funcionan por oposición directa a lo que se constituyó como status quo durante doce años.
Falta bastante, si es que algún día llega, para la instancia en la que le pidan a Macri, Vidal y Carrió, una idea genuina y fresca que construya.
De momento, todo lo que le piden a ellos tres es que sean todo lo más distinto (o diferente, bruto) posible al kirchnerismo.

3- Cristina es la persona, mujer, ex candidata, hoy senadora, con más votos dentro del espectro nacional y popular (peronismo, kirchnerismo, como quieras). Contados y sonantes. Todo lo demás son sanas expresiones democráticas, en un libro de cuentos. Ninguna persona que se sume a Cristina del arco opositor le va a restar votos a ese frente con tantos votos contados. Esto es: si por ejemplo Massa, Randazzo, Urtubey, o quien sea se suman al armado de la persona con más votos, posiblemente el caudal de votos del frente que lleve adelante a la persona con más votos (en este y cualquier caso es Cristina), crezca. Nadie que haya votado al frente de Cristina va a dejar de votar a ese frente si se suma cualquiera de esos tres. Inversamente, es todo lo contrario. Si Cristina o el frente de Cristina se sumara a 1País, CUMPLIR o a Urtubey, esos frentes tendrían votos que saldrían corriendo del lugar por una cuestión de lógica infantil absoluta: si hubieran querido votar a Cristina votaban a Cristina ahora. Además quien pierde acompaña, toda vez que se entienda que la cuestión nacional y popular no sabe tanto de sellos sino de ideología y acción concreta. Bien. Ganó Cristina. Tiene más votos. Ella conduce.

4- Que ella conduzca no quiere decir bajo ningún concepto que ella vaya a ser candidata a nada en 2019. La conducción no siempre implica candidaturas ni cargos. Para el 2019 falta una eternidad y lo que hoy hay que hacer, es lograr un frente que no vote tantas cosas contra el pueblo pero que fundamentalmente, proponga cosas a favor del pueblo.

5- Es lógico que muchos y muchas ahora gritemos "hay que unirse" pero los Reyes Magos no existen. Perdimos hace menos de 24 horas y quienes perdimos somos los que consideramos "los buenos".

6- Rodríguez Saa hizo una genialidad de campaña entre las PASO y la segunda, que mostró que no sólo conoce a su electorado sino que conoce a la política como viejo lobo. Se bajó para subir y se va a quedar ahí abajo, que es ahí arriba.

7- Otras experiencias aventureras no han servido ni para formar un frente con una base concreta, ni para hacer épica, ni para conseguir cargos.

8- Hablar de base de votos de determinada agrupación militante es un error infantil de "gol del honor" en un mil a cero en un partido que ni jugaste, sino que estabas vendiendo panchos en la popular: si así fuera, otra agrupación metió más de 3.000.000 de votos y nadie jamás podría suponer semejante payasada desde esa otra agrupación.

9- El macrismo existe y es una bestia gigantesca en todo sentido. Fundamentalmente, el país adora al macrismo y al presidente, a su baile, a su manera de hablar y a su manera de hacer política. Prefieren abiertamente los aumentos porque consideran que es mejor y más sano para el futuro, prefieren la apertura de importaciones porque creen que así estamos más cerca del mundo y creen que una reforma laboral que iguale para abajo, impera, porque así la redistribución de la pobreza hará que haya menos indigentes que suban a pobres y más clase media que pasen a pobres: con las reformas laborales que se vienen, es posible que existan más puestos de trabajo, todos cobrando menos, trabajando la misma cantidad de horas. Son dos modelos de país y ese modelo de país de servicio y pilotos de drone es lo que la mayoría elige para sus hijos.

10- El escarnio público (de todo el mundo, externo e interno o "semiinterno") al militante o votante o simpatizante nacional y popular (o quien no haya votado a los ganadores de la faena) ahora se multiplicará hasta la locura en forma de agresión directa o burla silenciosa de pena. Tendremos que callarnos la boca sin dejar de movernos. Entrar en peleas, subestimaciones, insultos y agresiones sólo nos va a llevar a aislarnos: ahora los raritos y raritas somos nosotros, que bancamos a esta gente loca y todo eso que ellos creen.

11- Jamás el macrismo, desde Boca Juniors hasta este poder grandote, nos subestimó. Nosotros sí, todo el tiempo, y lo seguimos haciendo. Es hora de empezar a respetar al macrismo (de verdad), entendiendo que ganaron 2015 (carajo, muchos no lo habían entendido) y sabiendo que ahora revalidaron todos sus títulos y se confirma que el país y su gente prefieren esto (si es que era necesario confirmar algo).

12- No vamos a perder la alegría jamás. No vamos a perder la voz jamás. No vamos a dejar de hacer, hablar, movernos y ser felices, jamás.

13- Cristina entregó todo lo que pudo y bastante más y por más que te digan que es "por los fueros", no sólo les podemos recordar que no tuvo fueros dos años sino que si la hacen como a ellos les encanta, le sacan los fueros y avanzan. Cristina hace esto porque tiene una responsabilidad histórica, un altruismo de leyenda y una entrega hasta el final. Cualquier persona que se considere dentro del espectro nacional y popular que no sea agradecido y agradecida de lo que ha hecho esta mujer este año, en realidad le tiene bronca por otras cosas o tiene broncas por otras cosas que quizás ni sean contra ella pero las ponen en ella. Bueno: ella también pone el pecho y la espalda para esas broncas. dispuesta a que le tiren lo que sea.
Ahora está ahí, con más votos que nadie de este lado de la grieta, y quiere que te sumes o que vuelvas. Depende de vos.

14- Todos y todas tenían razón en lo que sea que hayan pensado, si es que lo habían pensado. Es hora hoy, ya mismo, de traer esas ideas y planteos.

15- Súmense a militar a agrupaciones o armen las propias. No hay otro modo de volver a ser felices más que mediante la organización. El resto, son calderilla de psicoanálisis en redes con sesgados "me gusta" y opinión de cola al matadero de egolatría barata y zapatos de goma. No esperen a un mes antes de las elecciones para exagerar poses virtuales ni chillidos aleccionadores con dedos levantados o en V en fotos en asados con otras personas que se juntan para montarse y golpearse las espaldas, ni vengan después con que no pueden creer que hayan pasado tal cosa o tal otra si no hicieron absolutamente nada más que publicar en internet o hablar con la tía gorila. O se suman o arman.
O se asumen como "cualquier persona", que es lo que todos somos, pero "apolíticos". Y su único accionar político habrá sido el de votar cada dos años. La militancia es otra cosa, no te come todo el tiempo, no te hace mal y es hermosa. Animate de una jodida vez.

MUEVAN.

jueves, 19 de octubre de 2017

miedo a la oscuridad



No toda la gente es dueña de la villanía.
Para ser un auténtico villano, de porte maléfico y actitud diabólica, hacen falta un montón de ingredientes que no vienen al caso.
Aún así, hay quien se comporta o tiene actitudes de villano, sin serlo.
Y son quienes, bien al frente, nada al fondo, más temor le tienen al terror.
¿A qué llamo terror?
A asumir que algo no está del todo bien.

Veamos: lo más cercano a Dios (o el cielo, o la esperanza) que hay en la tierra, es el poder físico de quienes lo detentan.
El poder de la policía.
El poder de los jueces.
El poder de las armas.
El poder del gobierno.

Escenario posible:
Si una persona ve que esos poderes anteriores a Dios, en una represión de 300 gendarmes armados contra siete manifestantes con gomera, matan a uno de los manifestantes, lo hacen desaparecer durante muchos días y luego revolean el cuerpo al agua, el temor crece. El temor a esa fuerza, a ese estado, a esos gendarmes.
Y cuando el temor es tan grande, reaccionamos como cuando vemos una película de terror: NO ES REAL, NO ESTÁ PASANDO, ME TAPO LOS OJOS, PIENSO EN OTRA COSA.
¿Qué pasa en una película de terror? Que no es real, que no está pasando, que te podés tapar los ojos, pensar en otra cosa y luego terminó.

Escenario posible 2:
Si una persona ve que esos poderes anterior a Dios, en una represión de 300 gendarmes armados contra siete manifestantes con gomera, persiguen a uno de ellos hasta que "se cae y se muere de frío en el agua" y en lugar de investigar empiezan a decir que la culpa es del muerto, y muchos días después aparece el cuerpo en el agua, el temor a todo crece.
Y cuando el temor es tan grande, mejor pensar que algo habrá hecho, que se lo merecía, que se joda por cortar una ruta.
Paremos la pelota ahí un cachito.
Paremos.

¿Por qué una persona reacciona con chistes, chicanas, hasta alegría cuando alguien mata a alguien?
Hemos visto casos en los que una "pueblada" liquidaba a un ladrón, a un violador, a un asesino frente a las calientes cámaras de celulares.
Vamos a pensar por un instante como ellos: habían robado, habían violado, habían asesinado.
¿Por qué una persona se puede poner feliz o considera que es justo que se muera una persona que corta una ruta?
Estamos hablando de quitar una vida.
Estamos hablando de que las personas que se ponen felices, hacen chistes o chicanas respecto a un muerto, jamás podrían ni matar a una rata a escobazos porque la verían sangrar, llorar, retorcerse de dolor y hacerse caca. No lo harían.
¿Por qué lo celebran?
¿Qué los torna tan insensibles, que se refieren a una persona muerta con tanta liviandad?
Ellos jamás pensarán que pueden ser ellos, sus hijos, sus vecinos, o alguien que conocen. Porque en el fondo, no al frente, creen que en realidad esa persona estaba haciendo algo que MERECÍA que lo maten.
Que le den muerte.
Que lo enfríen.
Que acaben con la vida de ese otro diabólico.

¿Alguien de las personas que celebra a un muerto, que hace chistes o chicanas, pensó qué le diría a Santiago Maldonado si lo tuviera enfrente contrafácticamente hace tres meses?
¿Esas personas creen que hay que fusilar in situ a quienes cortan las calles?
Pará. Pará.
Paremos un cachito aquí de nuevo.
En frío.
¿Debe la policía bajar de sus camiones, con un carro y dos tranvías y fusilar en Corrientes y 9 de julio a quienes cortan calles?
¿Dejar ahí los cadáveres?
¿Vería la gente por televisión esa situación y celebraría?
¿La policía mandaría sus cámaras a los agonizantes para preguntarles con el micrófono en la cara si tienen unas últimas palabras entre gemidos y últimos respiros y lágrimas?
¿Eludirían las balas del poder a la prensa?
¿Qué diría la señora en su casa?
¿Qué diría su señor esposo?
¿Qué los empuja a retocar una foto y ponerle un arma a Maldonado?
¿Qué piensan cuando abren un Photoshop para publicar en Mercado Libre al cuerpo de Santiago Maldonado?
¿Les mostrarían a su familia en navidad, bien vestidos, con el vithel toné en la mesa lista, la foto del cuerpo de Chubut impresa en una hoja A3 a todo color?

¿Usarían una remera por la calle con las cosas que escriben en Facebook?

El miedo es lo que los hace decir las cosas que dicen.
El miedo es lo que les hace negar lo que sucede.
Si tienen miedo tanto miedo y van transformando su discurso (que está en Chile, que algo hizo, que está vivo, que lo tienen guardado, que está en Europa), es porque quieren ir modelando la REALIDAD Y ÚNICA VERDAD a una verdad menos terrorífica.

Vayamos a buscarlos y buscarlas, a decirles que no están solos.
Y que no tengan más miedo porque eso es lo que quieren los que tienen el control.

Un día los buenos ganan.

lunes, 9 de octubre de 2017

LAS PIRUETAS DE UN PERRO



Va llegando el día en el que, sin importar cómo hayas votado, ponés la tele.
E indistintamente de tu afiliación partidaria, pasás canal por canal.
En todos te cuentan lo malo que fue el kirchnerismo, te muestran las piruetas de un perro y luego vamos rápidamente al asesinato sangriento en determinado municipio.
Pasa el rato, y luego ponés la radio. El conductor que es viejo pero suena a joven pasa la canción de moda y lanza una consigna al aire que implica alguna temática erótica para generar feedback con el público que va llamando y saliendo al aire. Risas del conductor viejoven, comentarios de LA CHICA que siempre está ahí, tanda de Marolio, Personal, el clima y la hora y un champurreadito de noticias rápidas, como un chorizo.

Pucha, ni es tan tarde.


Vamos a Youtube a ver unos videos y previo al Top Ten de Mejores Películas en las que Muere Sean Bean, pero antes, este mensaje: ahora podés comprar tu casa en 5000 cuotas, concuotasactualizablessegúnlainflaciónperonoimporta. Bien, me he divertido abundante con ese Top Ten. Creo que además sacaré un crédito de esos, ya que se actualizan según la inflación pero no tiene nada de malo, no es que se actualizan todos los días TODOS LOS DÍAS (SÍ, SE ACTUALIZAN PARA ARRIBA TODOS LOS DÍAS) ni es que en cinco años no voy a tener el dinero para pagar la cuota y me van a sacar la casa y la guita. No, no va a pasar lo mismo que en España y que en Estados Unidos, no, no va a quebrarse el sistema por la burbuja inmobiliaria, NO VA A PASAR, mejor pongo de nuevo al pelado con pelo de la radio que tiene toda la vida 32 años y a él le va joya porque deja siempre la bocha en el medio y la bocha en el medio significa que el partido está por empezar. No, no está en el medio por ir perdiendo 6 a 0, NO.

Mejor pongo al programa de la tarde ese que atiende una señorita divertida. Veamos. Qué invitados notorios. Un señor que cuenta rumores. Una señora que cuenta rumores de Comodoro Py. Y el hijo de un periodista que trabaja de hijo de periodista. ¿De qué hablan? De las piruetas de un perro.

Siempre nos gustaron las piruetas de un perro.
Por eso ahora vamos a cambiar de canal que empiezan los noticieros de la nochecita y quiero saber qué pasó.

Subo desde el canal 1 hasta el canal 30.
Subo y subo y subo y me doy cuenta que fui cambiando la persona del texto de vos a yo y me da vértigo, ¿Será que estoy mirando mucha tele, comiendo mucho Soylent Green o será que la tele y la radio tienen una voz unívoca?

Preguntas que no sé si podremos responder.
Pero que sí, podemos asegurar una cosa: un día, dentro de no mucho tiempo, los arcos de la verdad, la posverdad, la mentira y lo que pasa, se van a tocar.

Y ahí no hay campaña, mentira, milicos, bailecito, chiste de fútbol ni desaparecido que valga.
Cuando eclosione la verdad contra lo que nos están haciendo creer, los perros van a estar quietos.


Y nosotros haciendo piruetas.

viernes, 6 de octubre de 2017

Mimnio, athesa, eioioio



Si usted le pregunta a una persona su edad y esta persona tiene más de 60 años, segura o muy posiblemente, en términos de mayoría, esa persona vote al gobierno.
Si usted le pregunta a esa misma persona de más de 60 años que vota al gobierno, cómo se informa, segura o posiblemente le conteste que con la radio y con la televisión.

Si usted le pregunta a una persona su edad y esta persona tiene menos de 30 años, segura o muy posiblemente, en términos de mayoría, esa persona vote a cualquier cosa menos al gobierno.
Si usted le pregunta a esa misma persona de menos de 30 años que no vota al gobierno, cómo se informa, segura o posiblemente le conteste que con el celular (redes y Youtube).

Posiblemente la persona de más de 60 años busque noticias, busque informarse, y desea que alguien le afirme sus ideas acerca de este gobierno y del gobierno anterior. Lo ansía, lo desea.

Posiblemente la persona de menos de 30 años no esté tan interesada en informarse, pero usa redes y youtube, lugar en el que QUIERAN O NO, van a ver información política y electoral (mediante avisos en jueguitos, antes de los videos, durante los videos y "recomendaciones inocentes" en redes).

Dentro de 10 ó 20 años, quienes tienen más de 60 años por ahí no la cuenten, o por ahí no quieran participar más, desencantados con el planeta pero por las dudas odiando al "populismo" (SIC).

Dentro de 10 ó 20 años, quienes tienen menos de 30 van a empezar a ser la persona de 60.

La tarea que nos compete es construir juventud consciente, no ensimismada en redes individualizada en su celular en grupo cada quien atendiendo su juego.Y no mirando tanto para abajo a su teléfono, sino arriba y alrededor, donde está el mundo, donde pasa lo que pasa y donde le hacen lo que le hacen a todos y a todas, siempre y cuando esas personas tengan o la vista baja en una pantalla de colores, o los oídos y los ojos tapados con quien desee dar la información que quiera informar.

Y prestarle mucha atención a las nuevas tecnologías, porque el aparato que le meten los Manos en el Eternauta a los humanos (el teledirector), ya está funcionando y se llama celular.


"Mimnio, athesa, eioioio".


miércoles, 4 de octubre de 2017

30 PUNTOS




Ser concientes de que para mucha gente:

1- Matamos a Nisman con un comando iranovenezomapuche.

2- Nos robamos todo, todos salvo Randazzo el limpísimo.

3- Permitimos el ingreso de droga para darle a los niños en las escuelas.

4- Sacamos presos asesinos y violadores a actos kirchneristas con baile y sexo.

5- Eramos una dictadura fenomenal donde no se podía hacer nada e íbamos camino a una venezuelización protocubana.

6- Y la culpa de que las familias sean horribles y los hijos feos, gordos y burros era de Cristina.

Aún así.
Con la justicia en contra.
Con los jueces babeantes como bestias en contra.
Con todos los canales de tele en contra.
Aún así.
Con microsegmentación, big data, data mining y escuchas a 80 mil pesos POR DÍA gastados por el gobierno.
Con la policía en contra.
Con los milicos en contra.
Con Baby Etchecopar.
Con Doña Rosa gorila eterna e inmortal enruleradísima diciendo que "la porota de tolosa se gastó un millón de dólares en zapatos".

Aún así.
Aún así.
Metemos arriba de 30% en una elección.
TREINTA PUNTOS.

Estábamos acostumbrados a ganar.
Y estábamos acostumbrados a ser felices.
También estábamos acostumbrados a ser leales pero puede más una yunta de colchones con polenta que la lucha larga aunque no haya ducha.

Vamos a volver.
Podrán pasar mil años.
Verás muchos caer.
Pero si nos juntamos, o no tanto, un día vamos a volver.

No aflojar la intensidad es la tarea.
El que abandona no tiene premio: tiene precio.

¡V!

viernes, 29 de septiembre de 2017

canción de los buenos, los lindos, los felices

No cometamos el error de suponer que nosotros somos feos.
No cometamos el error de creer que tenemos que cambiar.
No cometamos el horror de sabernos menores, inferiores o hijos de los demás.
No cometamos la payasada de entender que algo pasó: nada pasa, todo se hace y La Bestia tiene hambre.

Nosotros, la gente de la tierra baja, amigos del resto, varones y mujeres con agallas y pocos dientes, bailando el ritmo de las cucarachas, podemos y debemos hacer temblar a la tierra.
Es nuestro deber histórico, siempre tener el chiste a mano, y permitir el paso rampante y triunfal de la comedia sobre el drama y poder tener humor negro aún en la peor de las escenas.
El teatro corre el telón y era un velo en los ojos y entendíamos así que los vecinos no eran vecinos sino monstruos, monstruos, monstruos, monstruos como nosotros, monstruos como vos y yo y como será la descendencia si no se la domestica con el fustazo del único amor verdadero y la mano grande del calor lleno de callos por obra del labor.

La Bestia siempre tiene hambre porque no conoce de saciedad, es adicta al dolor y se viste de traje, camisa celeste y se corta el cabello cortito (una vez por semana). Te sonríe vendiéndote una tele a pagar en cuatrocientas treinta y dos cuotas con intereses salados: su interés es no que pagues más sino que siempre pagues, pagues y pagues porque de drenarte se trata el juego macabro.
Drenarte de energía, drenarte de amor, drenarte de dinero y el dinero, ay, dinero dinerito, podría romperte con dos dedos o ahogarte en el agua sucia de una alcantarilla pero NO, te cuidaré, te besaré, te rezaré y no voy a permitirme dormir sin pensar en mañana volverte a ver porque TE AMO DINERO.
Te amo, y necesito más de vos, en esta relación no correspondida.

Nosotros, los valores en caída del bien: los buenos, los lindos, los felices, los que mientras nos rompen el cráneo con el diario del domingo (del lunes, del jueves, del miércoles, del sábado, del martes y del viernes), seguimos teniendo una flor en el hojal, maravillosa flor, madrina de canciones y loas y añoranzas por volver, volver, volver, volver y volver, y volver a qué, volver a ser felices, volver a ser personas, volver a volver, ni a palos, VOLVER A SER.

De eso se trataba la obra, y tenía un montón de actores, algunas haciendo sus roles con hidalguía y otros trotando con caballos a la salida de la función: puede sacarse una foto sobre el caballo o de la mano del burro dominado, blanco, triste y patético que no sabe para qué nació pero no fue para mortadela vendida a 8 pesos los 100 gramos en el amigo oriental chino del supermercado y sus deliciosos caramelos de amistad y fraternidad internacional.

¿A qué vamos?
No lo sé.
Pero lo que sí sé, es que VAMOS.
Porque si no vamos, no vamos a saber volver.

Y mientras se levanta a la faz de la mierda una nueva y morbosa nación, la de ellos, no nos vamos a quedar callados.
O sí.
Pero siempre con un chiste en el bolsillo.